Herramientas de usuario

Herramientas del sitio


enfermedades-psicologicas:ansiedad-pedroza

¿Eres psicólogo y quieres complementar la información de esta página? Sigue estas instrucciones.

Ansiedad

Elaboró: Fátima Sarahí Pedroza Martín del Campo
Foto: Saoirse Alesandro

anx-saoirsealesandro.jpg

Concepto

Ansiedad: Estado mental que se caracteriza por una gran inquietud, una intensa excitación y una extrema inseguridad. (Google, s.f.)

Fenómeno normal que experimenta toda persona a lo largo de su vida, dando cabida al autoconocimiento de su propio ser, movilizando los mecanismos de defensa del organismo, genera aprendizaje, estimula el desarrollo de su personalidad, acompaña la motivación del logro de metas y mantiene un nivel elevado de trabajo y conducta. Sin embargo, el exceso de la ansiedad puede llegar a ser nocivo para la persona, pues opta por una mala adaptación y compromete la eficacia de las acciones y suele conducir al desarrollo de diversas enfermedades (Reyes-Ticas, s.f.).

“La ansiedad es una emoción que nos prepara para luchar o para huir” (Psicoterapeutas.com, s.f.)

Nombres alternos o sinónimos

En lo cotidiano, el término de ansiedad puede ser significado como un estado de ánimo transitorio de tensión, reflejando la conciencia de un peligro o de un deseo intenso, acompañado de una respuesta fisiológica ante la demanda del estrés y finalmente un estado mórbido de sufrimiento (Reyes-Ticas, s.f.).

En el campo de la psiquiatría ha sido motivo de controversia y confusión los términos ansiedad y angustia, estrés y ansiedad, ansiedad y miedo y la utilización en psicopatología del vocablo ansiedad como sentimiento, síntoma, síndrome y enfermedad. (Reyes-Ticas, s.f.).

A continuación, se comparten los diferentes significados de Ansiedad, según Reyes-Ticas en su guía práctica para el diagnóstico y tratamiento de la ansiedad.

  • Ansiedad y Angustia: Vocablos sinónimos.
  • Estrés y Ansiedad: El estrés es siempre la respuesta a un estresor, en tanto que ansiedad puede ser parte del estrés o ser un trastorno independiente.
  • Ansiedad y Miedo: Ansiedad es la sensación de un peligro amenazador en que la causa no está totalmente reconocida por la persona y en el miedo se reconoce el peligro real.
  • Ansiedad como sentimiento: Experiencia subjetiva normal.
  • Ansiedad como síntoma: La ansiedad es un síntoma psicológico que aparece en diferentes enfermedades psiquiátricas.
  • Ansiedad como síndrome: Conjunto de síntomas mentales, físicos y conductuales asociado a distintas etiologías.
  • Ansiedad como enfermedad: Es un trastorno primario, con su propia etiopatogenia, evolución, pronóstico y tratamiento.

Definición – significado etimológico

Ansiedad se deriva del latín “anxietas”, que significa “estado de agitación, inquietud o zozobra del ánimo” y angustia procede del latín “angustia”, “angor”, que incluye significados como “Angostura, dificultad, aflicción, congoja, temor opresivo sin causa precisa, estrechez del lugar o del tiempo (Diccionario de la Real Academia)”. (Reyes-Ticas, s.f.).

Angustia viene de “anxius” y de “angor” y se relaciona con “opresión, ahogo, estrechez que se siente preferentemente en la región precordial o abdominal” (Vallejo Najera).

Criterios para delimitación diagnóstica

Los trastornos de la ansiedad son un grupo de enfermedades que se caracterizan principalmente por la preocupación, miedo o temor excesivo, tensión o activación que provoca algún malestar que es notable o un deterioro significativo de la actividad de la persona (López-Ibor JJ, Valdés M.)

Signos y Síntomas

El TAG se caracteriza por ansiedad y preocupación excesiva por problemas de la vida cotidiana, asociada a síntomas físicos de ansiedad. El TAG es de comienzo insidioso, de evolución crónica, recurrente y con sintomatología continua más que episódica. La característica principal es el humor preocupado persistente asociado a síntomas de tensión motora, hiperactividad vegetativa e hipervigilancia. Antes de establecer el diagnóstico de TAG deben descartarse trastorno por pánico, depresión y trastorno de adaptación. (Reyes-Ticas, s.f.).

La ansiedad patológica se manifiesta por sensaciones somáticas y sensaciones psíquicas; las somáticas pueden ser: aumento de la tensión muscular, mareos, sensación de “cabeza vacía”, sudoración, hiperreflexia, fluctuaciones de la presión arterial, palpitaciones, midriasis, síncope, taquicardia, parestesias, temblor, molestias digestivas, aumento de la frecuencia y urgencia urinarias, diarrea, entre otros. En los síntomas psíquicos se encuentran de índole cognoscitivos, conductuales y afectivos, como lo son la intranquilidad, inquietud, nerviosismo, preocupación excesiva y desproporcionada, miedos irracionales, ideas catastróficas, deseo de huir, temor a perder la razón y el control, como también la sensación de muerte inminente. Es importante considerar que la ansiedad llega a afectar los procesos mentales, de tal manera que puede distorsionar la percepción de la realidad, del entorno y de la persona en sí misma, ya que interfiere en la capacidad de análisis y afecta significativamente la funcionalidad de cada sujeto (Guía de Práctica Clínica).

Criterios del DSM-IV para el trastorno de ansiedad generalizada

  1. Ansiedad y preocupaciones excesivas (expectación aprensiva) sobre una amplia gama de acontecimientos o actividades (como el rendimiento laboral o escolar), que se prolongan más de 6 meses.
  2. Al individuo le resulta difícil controlar este estado de constante preocupación.
  3. La ansiedad o preocupación se asocian a tres (o más) de los seis síntomas siguientes (algunos de los cuales han persistido más de 6 meses). Nota: En los niños solo se requiere uno de éstos síntomas:
    1. Inquietud o impaciencia.
    2. Fatigabilidad fácil.
    3. Dificultad para concentrarse o tener la mente en blanco.
    4. Irritabilidad.
    5. Tensión muscular.
    6. Alteraciones del sueño (dificultad para conciliar o mantener el sueño, o sensación al despertarse de sueño no reparador).
  4. El centro de la ansiedad y de la preocupación no se limita a la posibilidad de presentar una crisis de pánico (como en el trastorno por pánico), pasarlo mal en público (como en la fobia social), contraer una enfermedad (como en el trastorno obsesivo compulsivo), estar lejos de casa o de los seres queridos (como en el trastorno de ansiedad de separación), engordar (como en la anorexia nerviosa), tener síntomas físicos múltiples (como en trastorno de somatización) o padecer de una enfermedad grave (como en la hipocondría), y la ansiedad y la preocupación no aparecen exclusivamente en el transcurso de un trastorno por estrés postraumático.
  5. La ansiedad, la preocupación o los síntomas físicos provocan malestar clínicamente significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de la actividad del individuo.
  6. Estas alteraciones no se deben a los efectos fisiológicos directos de una substancia (ej. drogas o fármacos) o a una enfermedad médica (ej. hipertiroidismo) y no aparecen exclusivamente en el transcurso de un trastorno del estado de ánimo, un trastorno psicótico o un trastorno generalizado del desarrollo.

Diagnóstico diferencial

  • Si predomina un bajo estado de ánimo o tristeza, dar prioridad al trastorno depresivo.
  • Si se presentan ataques repentinos de ansiedad no provocada, se trata de un trastorno por pánico.
  • Si presenta un estresor psicosocial importante considerar el diagnóstico de trastorno de adaptación.
  • Si existen temores y/o evitación de determinadas situaciones, se trata de un trastorno fóbico.
  • Si existe un fuerte consumo de alcohol u otras substancias (cafeína, nicotina u otras drogas ilícitas) sospechar un trastorno asociado con estas substancias.
  • La presencia de ciertas enfermedades (ej. tirotoxicosis) o empleo de ciertos medicamentos (ej. broncodilatadores, anticolinérgicos, salicilatos, esteroides, antihipertensivos, teofilina, metil-xantinas, beta-agonistas) dan lugar al trastorno de ansiedad asociada a enfermedad física o a los medicamentos (CIE 10 Para atención primaria).

Existen diferentes trastornos de ansiedad entre la población (DSM-V)

EXISTEN DIFERENTES TRASTORNOS DE ANSIEDAD ENTRE LA POBLACIÓN (DSM-V)

  • Trastorno de pánico
  • Trastorno de agorafobia
  • Trastorno fóbico específico
  • Trastorno de fobia social
  • Trastorno obsesivo compulsivo
  • Trastorno de estrés postraumático
  • Trastorno de ansiedad generalizada

(Reyes-Ticas, s.f.).

Trastornos similares que no debemos confundir con el denominado “Ansiedad”

(Reyes-Ticas, s.f.).
  • Trastorno por Pánico (TP) – Se caracteriza por crisis recurrentes, inesperadas y no provocadas de miedo intenso y síntomas físicos de ansiedad severa. Las crisis alcanzan su máxima intensidad antes de 10 minutos y ceden antes de 60 minutos. Frecuentemente se acompaña de agorafobia. Por lo general es de evolución crónica y recurrente.
  • Trastorno de Adaptación con Estado de Ánimo Ansioso (TAA) – Debe considerarse su diagnóstico en pacientes que presentan síntomas de ansiedad, están presentando un estresor psicosocial importante y no cumplen criterios de un trastorno de ansiedad generalizada. Los síntomas deben comenzar dentro de los 3 meses siguientes al estresor y no debe diagnosticarse si lo síntomas ansiosos persisten más de 6 meses.
  • Trastorno Fóbico – Fobia Específica (FE) – Presencia de ansiedad clínicamente significativa como respuesta a la exposición de situaciones o estímulos específicos temidos, que da lugar a evitarlos. Las fobias especificas incluyen miedo a los animales, precipicios, ver sangre, ascensores, aviones, etc. El diagnóstico de fobia específica se establece si el comportamiento de evitación interfiere con la rutina normal de la persona.
  • Trastorno Fóbico – Fobia Social (FS) – Presencia d ansiedad clínicamente significativa como respuesta a ciertas situaciones sociales o actuaciones públicas del individuo (ej. hablar en público, comer o escribir en público, conocer personas, hablar a figuras de autoridad) en las que teme comportarse en una forma humillante, ridícula o embarazosa, por lo que tiene a evitarlas. Son característicos los síntomas de rubor, taquicardia, palpitaciones, sudoración, disnea y temblor cuando se expone a la situación temida.
  • Trastorno Fóbico – Agorafobia (A) – Fobia a lugares o situaciones donde escapar es difícil o embarazoso, o bien es imposible encontrar ayuda en caso que aparezca síntomas de ansiedad severa. Los temores más frecuentes son alejarse de la casa, multitudes, congestionamiento vehicular, quedarse solo. Si existe el antecedente de ataques de pánico diagnosticar trastorno de pánico con agorafobia.
  • Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC) – Se caracteriza por la presencia de obsesiones y compulsiones recurrentes, suficientemente severas para causar sufrimiento marcado e interferir en la rutina normal, en el funcionamiento o en las relaciones interpersonales. No son motivo de consulta frecuente en atención primaria. Las obsesiones son ideas, pensamientos, imágenes o impulsos recurrentes, involuntarios e indeseados (por ejemplo: pensamientos sexuales, de contaminación, de duda, de violencia). Las compulsiones son comportamientos que se realizan de una forma ritual (por ejemplo, lavado de manos, comprobaciones, recuento).
  • Trastorno de Estrés Agudo (TEA) – Se caracteriza por la presencia de síntomas de ansiedad severos, de síntomas disociativos (trance, sensación de irrealidad), ira, agitación, aislamiento, insomnio y “embotamiento” asociados a una experiencia traumática (por ejemplo: agresiones físicas, agresiones sexuales, atraco, accidentes, guerras, secuestro, tortura, desastres, recibir información de padecer una enfermedad mortal). Los síntomas son cambiantes y duran de 2 días a 4 semanas.
  • Trastorno de Estrés Postraumático (TEPT) - aparece en forma diferida o tardía (semanas o meses), después de un acontecimiento traumático fuera del rango de la experiencia humana normal (como un desastre, violación, incesto, secuestro, tortura, accidentes) el paciente puede ser víctima directa del trauma, haberlo presenciado o le han explicado. Los pacientes presentan re experiencia persistente del trauma, evitación de estímulos asociados al trauma, embotamiento y síntomas de alerta aumentada. Estos síntomas se prolongan por lo menos un mes. El TEPT es agudo si dura menos de tres meses y crónico si dura más de tres meses.
  • Trastorno Mixto Ansioso/Depresivo (TMAD) – Debe usarse cuanto estén presentes los síntomas de ansiedad y de depresión, pero ninguno de ellos predomina claramente ni tiene la intensidad suficiente como para justificar un diagnostico separado. Este tipo de enfermos se ve con frecuencia en atención primaria.
  • Trastornos Neurológicos asociados con Síndrome de Ansiedad – Enfermedad vascular cerebral, enfermedad de Parkinson, esclerosis múltiple, enfermedad de Wilsom, encefalopatía post-traumática, encefalitis, neurosífilis, meningiomas, tumores cerebrales metastáticos y primarios, epilepsia.

Etiología

Causas identificadas hasta el momento por diversas investigaciones y análisis de especialistas.

Anteriormente los trastornos de la ansiedad solían estar relacionados únicamente con conflictos intrapsíquicos. En la actualidad, se puede hacer constar que dichos trastornos pueden ser originados por diversos factores de índole biológica (como la predisposición genética), factores psicosociales y psicodinámicos, factores traumáticos y de aprendizaje (cognitivos-conductuales). (Reyes-Ticas, s.f.).

En la Guía de Práctica Clínica del Diagnóstico y Tratamiento de los Trastornos de Ansiedad en el Adulto, se menciona que los factores de riesgo más importantes para la presencia de la ansiedad, son la historia familiar de la ansiedad u otros trastornos mentales, el antecedente personal de la ansiedad durante la niñez o adolescencia, incluyendo la timidez marcada; los eventos de la vida estresantes y/o traumáticos incluyendo el abuso, el ser mujer, la comorbilidad con trastornos psiquiátricos principalmente la depresión, y la existencia de una enfermedad médica o el consumo de sustancias.

Niveles de severidad

**Ecuanimidad**


NIVEL

RASGOS

1

Buena reacción esencial con familiares y amistades de confianza, avanzando básicamente en aspiraciones y proyectos personales.

2

Iniciativa para proponer y participar en proyectos que benefician a grupo laboral, escolar o vecinal, con actividades básicamente satisfactorias.

3

Iniciativa para proponer y participar en proyectos que benefician a la comunidad directa y actual, gremio o sector.

4

Iniciativa para proponer y participar en proyectos que benefician a una nación de manera transgeneracional, con actividades que sean satisfactorias.

5

Iniciativa para proponer y participar en proyectos que benefician a la humanidad, a la naturaleza y a la vida, con actividades que sean satisfactorias.

Neurosis


NIVEL

RASGOS

1

Malestar emocional intra-subjetivo sin ser percibido por la familia o amigos. Aparentemente la persona puede expresarse con tranquilidad y de buenas a primeras sentirse con inquietud.

2

Irritabilidad y/o reacciones exageradas que afectan la vida familiar, pero puede mantener amigos de confianza. Puede mostrarse con mal humor por alguna situación que le cause inquietud y busca ponerse a “salvo”. Puede llegar a expresar su malestar.

3

Irritabilidad y/o reacciones desproporcionadas con rechazo a la vida social, dificultad para tener amigos de confianza. La persona puede empezar a alejarse o a abandonar actividades de su cotidianidad para no verse expuesto a situaciones que le incomoden o que le causen tal inquietud.

4

Irritabilidad y/o reacciones exageradas que le generan dificultades importantes con compañeros de escuela, trabajo o vecinos. La persona siente que puede llegar a perder control de sí mismo y la situación inquietante, por lo que anticipadamente opta por no involucrarse.

5

Reacciones intensas que le impiden funcionar en la escuela o el trabajo, así como, participar en la vida comunitaria. Tal comportamiento hace que la persona entre en conflicto con gran facilidad en todas las áreas, ya que el relacionarse y participar, le generan amenaza de un posible peligro.

(Reyes-Ticas, s.f.).

Psicosis


NIVEL

RASGOS

1

Delirios y obcecación con una idea (ufólogos). La persona ocasionalmente siente estar en peligro aún en casa y con sus seres queridos, por lo que se vive con gran inquietud.

2

Alucinaciones ocasionales (ver fantasmas). La persona se muestra con inquietud nerviosa y con temor a que algo le suceda o acontezca que le genere un peligro.

3

Cerca de la mitad del tiempo vive en alucinaciones, y con el temor de vivir peligro.

4

La mayor parte del tiempo vive en un mundo de alucinaciones sin ser peligroso. Muestra una empatía mínima. Es muy común que no pueda diferenciar entre la realidad y lo que es una alucinación.

5

Vive completamente en un mundo de alucinaciones con alta peligrosidad. Sin empatía.

Ejemplo de caso

Identificación del paciente:

El paciente llamado Juan (nombre figurado) es un varón de 12 años de edad que cursa 2º de E.S.O. en un instituto público de Castilla-La Mancha. La familia del paciente está formada por el padre, la madre y por un hermano varón de 14 años de edad. En el domicilio familiar conviven los cuatro miembros.

Motivo de consulta:

Juan viene a la consulta por padecer dolores abdominales frecuentes. Desde hace varios meses, ante determinados acontecimientos (normalmente cuando tiene un examen, o cuando piensa que tiene que hacer tareas importantes), el niño llama desde el instituto a casa manifestando tener dolores abdominales que le impiden seguir en clase y sentirse indispuesto. Normalmente ante dichos dolores los padres aconsejan que el niño permanezca en el centro, ya que saben que Juan quiere evitar la situación que le preocupa. En otras ocasiones lo recogen del centro escolar y lo llevan a casa para que descanse, ya que con frecuencia suele vomitar. Los días previos a dichos acontecimientos el paciente se muestra nervioso, irritable, con dolor de cabeza y dolores abdominales, y suele dormir mal. Aparte de estas situaciones, Juan manifiesta que siempre ha sido un niño muy nervioso, preocupadizo, responsable y perfeccionista.

Esta información sobre las preocupaciones y la ansiedad experimentada junto a la descripción de los padres, aporta información relevante sobre el problema, mostrando indicios claros de que podría tratarse de un TAG, aunque se consideró pertinente realizar una entrevista diagnóstica diferencial.

Historia del problema:

Juan comenzó a tener dolores abdominales y dolor de cabeza frecuente desde hacía aproximadamente dos años ante determinados acontecimientos y preocupaciones. Asegura que desde siempre ha sido una persona bastante nerviosa. No sabe con seguridad cuándo fue el comienzo de estos estados de ansiedad y preocupaciones, pero cada vez han ido repitiéndose con más frecuencia. Además, Juan es muy perfeccionista y se exige bastante, sus notas son excelentes y su rendimiento académico es muy bueno. Respecto a las relaciones sociales, anteriormente en el colegio no solía tener muchos amigos. Actualmente, en el instituto tiene algunos amigos y amigas; compañeros de clase con los que se relaciona normalmente y con quienes se muestra bastante adaptado. Además, juega en el equipo de baloncesto del instituto, aunque dice que le encantaría tener más amigos. La relación con sus padres es muy buena. Su padre es muy exigente con él en relación a sus notas y su comportamiento. Con su madre tiene bastante afinidad y dice llevarse muy bien. Cabe destacar que la madre estuvo bajo tratamiento farmacológico por depresión durante dos años, aunque en la actualidad se encuentra bastante bien y ha dejado el tratamiento farmacológico. Con su hermano mantiene del mismo modo muy buena relación. Esta era la primera vez que recibía tratamiento psicológico.

Recomendaciones para el tratamiento

El Dr. Américo propone una serie de pasos a seguir para un tratamiento efectivo de la ansiedad, estos son:

  • Establecer una buena relación médico-paciente.
  • Establecer una alianza terapéutica, basada en la confianza y comprensión, junto con estrategias de valoración como antecedentes, afecto, problemas, afrontamiento y comprensión.
  • Proporcionar psicoeducación, ya que es importante que el paciente conozca a través de explicaciones sencillas y en el lenguaje adecuado sobre los factores biológicos y psicosociales que acompañan su padecimiento y de lo que se espera en el tratamiento.
  • Técnicas de relajación, como aprender a inspirar y expirar el aire lentamente contando mentalmente hasta 5 segundos.
  • Realizar psicoterapia implica escuchar, explicar y atender las preocupaciones y sentimientos del paciente como componentes esenciales del acompañamiento.
  • Tener presentes las técnicas de intervención en crisis, como primeros auxilios psicológicos, “debriefing”, u otra técnica conductual para la desensibilización en caso de ser necesario.
  • Tratamiento farmacológico considerado como parte del plan terapéutico (ansiolítico, antidepresivos, estabilizadores de humor y neurolépticos).
  • Remisión al especialista en psiquiatría, sobre todo si se presenta intolerancia a los psicofármacos, riesgo suicida, riesgo de abuso de sustancias, o bien que requiera atención por conflictos psicológicos especiales.

(Reyes-Ticas, s.f.).

También podemos optar por las propuestas con enfoque de la Teoría de la Praxis, aplicando el Taller de Tecnología del Amor, junto con los cinco ejercicios psicoterapéuticos, buscando además modificar las actividades rutinarias de recreación personal, con la intención de generar sensaciones de bienestar, de igual manera enriquecer y fortalecer los círculos sociales virtuosamente.

Bibliografía


enfermedades-psicologicas/ansiedad-pedroza.txt · Última modificación: 2019/07/06 17:14 por admin