Herramientas de usuario

Herramientas del sitio


enfermedades-psicologicas:machismo

¿Eres psicólogo y quieres complementar la información de esta página? Sigue estas instrucciones.

Machismo

machismo-wiki.jpg

Elaboró: Orly Hernández Hernández

Introducción

La división sexual del trabajo fue la base para la asignación cultural de roles para hombres y mujeres derivando en la hegemonía patriarcal que comenzó a hacerse visible en la Revolución Francesa a partir de la declaración de los Derechos del hombre y del ciudadano que no contemplaba a las mujeres. En esa época las mujeres que intentaron visibilizar el hecho fueron reprimidas y asesinadas por ello, tal es el caso de Olympe de Gouges que redactó los Derechos de la mujer en 1791 y que fue condenada a la guillotina en 1793 por considerar que también era sujeto de derechos (Serret, Et. al., 2008).

Con el correr de los años, y con lentitud, las mujeres se hicieron presentes y ganaron algunos derechos, pero no fue hasta la década de los años 70’s del siglo XX que la antropología feminista propuso el término de género para estudiar y visibilizar las diferencias entre los roles y la subordinación de las mujeres en la cultura patriarcal, surgieron entonces términos como feminismo, machismo, equidad de género, perspectiva de género, entre otros, para iniciar un proceso de desnaturalización de las prescripciones y proscripciones asignadas por la cultura para los hombres y las mujeres y que se les atribuyen solo por sus diferencias anatómicas. (Serret, Et. al., 2008)

En este contexto conceptualizamos al machismo como un sistema cultural de creencias catalogado como una patología por lo siguiente:

Definición

Preponderancia del rol masculino a partir de la Diferenciación naturalizada de tareas entre hombres y mujeres, y en muchas sociedades, a la subordinación de las mujeres.

Características

Para referirse a tal negación del sujeto, existen distintas variantes que dependen del ámbito que se refiera, algunos son:

  • Familiar: estructuras familiares patriarcales, representadas por la dominación masculina.
  • Sexuales: promoción de la inferioridad de la sexualidad femenina como sujeto pasivo o negación del deseo femenino debido a una educación familiar de doble moral que promueve la discreción y la represión en todo lo que se refiere al sexo.
  • Económicas (infravaloración de la actividad laboral, trabajadoras de segunda fila o inferioridad de sueldos).
  • Legislativas (no representación de la mujer en las leyes y, por tanto, no legitimación de su condición de ciudadanas, leyes que no promuevan la protección de la mujer ni sus necesidades).
  • Intelectuales (Creer que hay inferioridad en inteligencia, en capacidad matemática, en capacidad objetiva, en lógica, en análisis y tratada como astucia, maldad, subjetiva, poco coeficiente intelectual).
  • Anatómicas (supremacía de la fuerza física masculina o una exageración de diferencia, poca importancia al parto, poco papel en la reproductividad biológica).
  • Lingüísticas (no representación de la mujer en el lenguaje), históricas (ocultación de mujeres importantes dentro de la historia de la humanidad).
  • Culturales (representación de la mujer en los medios de comunicación como un cuerpo haciendo de ella misma un objeto en vez de un ser humano, espectaculación, portadora del placer visual para la mirada masculina.
  • Expresión del disgusto, la cólera, la alegría y la sorpresa y negación del miedo, la tristeza la expresión de la ternura, el cariño y el amor por considerarse propias de lo femenino
  • Académicas (poca importancia a estudios de género, no reconocimiento de la importancia del tocado feminismo), etc.

CLASIFICACIÓN

VIOLENCIA DE GÉNERO

  • La violencia de género es un tipo de violencia física o psicológica ejercida contra cualquier persona sobre la base de su sexo o género que impacta de manera negativa su identidad y bienestar social, físico o psicológico.
  • Para ONU Mujeres, este tipo de violencia «se refiere a aquella dirigida contra una persona en razón del género que él o ella tiene, así como de las expectativas sobre el rol que él o ella deba cumplir en una sociedad o cultura». Actos que causan sufrimiento o daño, amenazas, coerción u otra privación de libertades. Estos actos se manifiestan en diversos ámbitos de la vida social y política, entre los que se encuentran la propia familia, la escuela, la Iglesia, entre otras, en nuestra sociedad generalmente son los hombres los que incurren en este tipo de violencia.
  • La violencia de género es un problema que puede incluir asaltos o violaciones sexuales, prostitución forzada, explotación laboral, el aborto selectivo por sexo, violencia física y sexual contra prostitutas, infanticidio femenino, castración parcial o total, ablación de clítoris, tráfico de personas, violaciones sexuales durante período de guerra, patrones de acoso u hostigamiento en organizaciones masculinas, ataques homofóbicos hacia personas o grupos de homosexuales, bisexuales y transgéneros, entre otros.

SEXISMO

  • Discriminación sexual o discriminación de género, es el prejuicio o discriminación basada en el sexo o género, también se refiere a las condiciones o actitudes que promueven estereotipos de roles sociales establecidos en diferencias sexuales. Las actitudes sexistas se sostienen en creencias y estereotipos tradicionales sobre los distintos roles de género. El término se utiliza para referirse a la discriminación de ambos sexos.
  • Sexismo contra las mujeres: El término sexismo en su uso corriente suele aludir al sexismo contra las mujeres, debido a que ésta fue la primera forma de sexismo identificada. Coloquialmente se usa el término sexismo como sinónimo de machismo, aunque en realidad el machismo es un subconjunto del sexismo. El sexismo contra las mujeres forma parte de la teoría feminista y, por lo tanto, de la acción en defensa de los derechos de las mujeres que promueve el feminismo. Sexismo, machismo y androcentrismo son los factores de riesgo de la violencia contra las mujeres o violencia desde la perspectiva de género.

MISOGINIA

  • La misoginia (del griego μισογυνία; ‘odio a la mujer’) se define como el odio o la aversión hacia las mujeres o niñas. La misoginia puede manifestarse de diversas maneras, que incluyen denigración de la mujer, violencia contra la mujer, y cosificación sexual de la mujer. Se puede decir que existe misoginia en muchas de las mitologías del mundo antiguo, así como en algunas de las religiones actuales.

GINOFOBIA

  • En psiquiatría, un miedo exagerado hacia las mujeres y cualquier cosa relacionada con ellas no debe confundirse con la misoginia que es un odio hacia las mujeres. Las causas de la ginofobia se relacionan con acontecimientos a temprana edad con alguna niña o mujer.

FEMINICIDIO O FEMICIDIO

  • Es un neologismo creado a través de la traducción del vocablo inglés femicide y se refiere al asesinato de mujeres por razones de género. El feminicidio entra en la esfera de la violencia contra la mujer, pero también toma otras formas. Aunque existen otros casos como una mala o falta de atención médica durante el embarazo o el parto que pueden acarrear la muerte de la madre. Sumado al aborto selectivo, el femicidio también toma la forma de infanticidio, y la violencia en contra de la mujer en algún estado de su vida.
  • El feminicidio se refiere al asesinato de mujeres por parte de hombres que las matan por el hecho de ser mujeres. Los Feminicidios son asesinatos motivados por la misoginia, porque implican el desprecio y el odio hacia las mujeres; y por el sexismo, porque los varones que las asesinan sienten que son superiores a las mujeres y que tienen derecho de terminar con sus vidas; o por la suposición de propiedad sobre las mujeres (OCNF 2009:11). El feminicidio comprende toda una progresión de actos violentos que van desde el maltrato emocional y psicológico, los golpes, los insultos, la tortura, la violación, la prostitución, el acoso sexual, el abuso infantil, el infanticidio de niñas, las mutilaciones genitales, la violencia doméstica y toda política que derive en la muerte de las mujeres, tolerada por el Estado.

MACHISMO ENCUBIERTO

  • En muchos países, las leyes establecen la igualdad de géneros y se castiga cualquier tipo de discriminación, entre otros casos, por motivos de género. Así lo recoge también la Declaración Universal de los Derechos Humanos: 'Toda persona tiene los derechos y libertades proclamados en esta Declaración, sin distinción alguna de (…) sexo'. Sin embargo, en la actualidad, en especial en el mundo occidental existen situaciones que en ocasiones se califican como 'machistas' y que se manifiestan de una manera más solapada. En los medios de comunicación y en el mundo de la publicidad, por ejemplo, muchas veces se representa a la figura del hombre y de la mujer en determinados roles y que también transmiten la imagen de lo que de algún modo la sociedad espera de ellos (por ejemplo, el aspecto físico). En el mundo de la educación, ya sea educación formal o educación familiar, existe una tradición enraizada en muchos lugares en los que se inculcan determinados roles sociales. También existen críticas a la forma en que se utiliza el lenguaje, por ejemplo, dando preferencia en algunos idiomas al uso del género masculino ('Había chicos y chicas. Eran muy divertidos'.)

ETIOLOGIA

Se trata de una construcción social que se va introyectando en los sujetos a través del proceso de socialización, fijándose como parte de la identidad de género alrededor de los 4 a 5 años de edad y continuando su construcción a lo largo de la vida, se ramifica en:

  1. División sexista del trabajo, por el cual, se prefieren a otros hombres en puestos decisorios. Originalmente la división sexista se fundamentó en la diferente capacidad física y muscular, en la que los hombres tenían ventaja comparativa. En cambio, en la sociedad actual la fuerza física perdió importancia, mientras que las capacidades intelectivas y las habilidades sociales fueron ganándola, lo que ha contribuido a la incorporación de muchas mujeres al trabajo asalariado. También se refiere a un pago de salario menor a las mujeres que a los hombres a cambio del mismo trabajo.
  2. Educación machista en la familia, el proceso de enculturación trata de justificar y continuar el orden social existente en el que la identidad masculina se construye por exclusión de todo lo que parezca femenino y por negación principalmente de los sentimientos, actitudes y emociones que evoquen debilidad y ternura. Eso incluye que se consideren valores positivos la sumisión al marido, el matrimonio y la procreación como una forma preferente de autorrealización, porque al ser devaluada como compañera lo que le queda es ser madre; Santiago Ramírez en El mexicano, psicología de sus motivaciones, propone que esta sumisión tiene que ver con la visión de devaluación del español que añoraba lo que había en Europa y no encontró en el Nuevo Mundo, de modo que la mujer nativa le resultó inferior, fue vista como un objeto que servía para satisfacer necesidades sexuales y afectivas pero sin el valor social que le daba a la distante mujer española. En este contexto, el mestizo como resultado de una necesidad sexual, no recibe de su padre la identificación masculina, es reprimido con violencia si manifiesta hostilidad hacia el padre ausente, así, al ir creciendo manifesta esa carencia al presumir su masculinidad con actitudes machistas, “el machismo del mexicano no es en el fondo si no la inseguridad de la propia masculinidad; el barroquismo de la virilidad. Como básicamente las identificaciones que prevalecen son las femeninas, por ser las más constantes permanentes, rehuirá todo aquello que pueda hacer alusión a la escasa paternidad introyectada.” (Ramírez, 1977)

    Respecto a las escuelas hasta los movimientos de emancipación femenina del siglo XX las universidades y academias de ciencias no admitían mujeres. No fue hasta la segunda mitad del siglo XX que les fue permitido a las mujeres el uso de pantalones en lugares públicos.
  3. Discriminación en el ámbito religioso. Se ha señalado que la Biblia contiene expresiones consideradas machistas, e interpretadas como un indicio de posesión.
  4. Leyes discriminatorias hacia la mujer. Diferencia de tratamiento en el caso del adulterio: en algunas culturas, el adulterio, o el embarazo previo a la concertación del matrimonio son castigadas con la pena capital. Negación del derecho a voto o de otros derechos civiles.
  5. Los medios de comunicación y la publicidad sexista, al realizar ciertas conductas o modelos como siendo los más adecuados o típicos de las mujeres.
  6. Hasta la fecha no hay estudios neuropsicológicos, fisiológicos o biológicos que ubiquen el origen del machismo por eso se enfatiza en que es una construcción social, incluso aunque la testosterona aporta las características sexuales masculinas y tradicionalmente se le atribuye un aumento en la agresividad para ambos sexos no es la génesis de esta patología. (Edurne, 2017); (Villasante 2019); (Lievano-Parra 2017).

Niveles de machismo

Con base en el violentómetro del Instituto Politécnico Nacional (IPN) y los niveles de enfermedad y salud psicológica de la teoría de la praxis:

Psicosis

Nivel 5. PSICOSIS MACHISTA EXTREMA. La persona está en completo estado de alucinación respecto a su masculinidad y puede asesinar a otras personas.

Nivel 4. PSICOSIS MACHISTA GRAVE. La persona está la mayor parte del tiempo con alucinaciones sobre su masculinidad y puede llegar a ejercer tanto abuso como mutilaciones.

Nivel 3. PSICOSIS MACHISTASEVERA. La persona puede presentar de un 40% a un 50% de alucinaciones y ejercer abuso sexual y/o violar.

Nivel 2. PSICOSIS MACHISTA MODERADA. Implicaría alucinaciones frecuentes, amenazar de muerte, y forzar a una relación sexual.

Nivel 1. PSICOSIS MACHISTA LEVE. Implicaría delirio intrasubjetivo que se manifieste con amenazas con objetos o armas.

Neurosis

Nivel 5. NEUROSIS MACHISTA EXTREMA. La violencia y conductas machistas impiden que las personas de su círculo primario no puedan trabajar o ir a la escuela y/o que la persona no trabaje o vaya a la escuela, implica encerrar y/o aislar.

Nivel 4. NEUROSIS MACHISTA GRAVE. La agresión y conductas machistas afectan a personas de su círculo primario, secundario y trabajo, como empujar, jalonear, cachetear, patear entre otras.

Nivel 3. NEUROSIS MACHISTA SEVERA. El machismo afecta al círculo primario y secundario; con conductas como celar, culpabilizar, descalificar, ridiculizar, ofender, humillar en público, intimidar, amenazar, controlar, prohibir (amistades, familiares, dinero, lugares, apariencia, actividades, celular, mails, y redes sociales), destruir artículos personales, manosear, caricias agresivas, golpear “jugando”, pellizcar, arañar.

Nivel 2. NEUROSIS MACHISTA MODERADA. Afecta al sujeto y a su círculo primario, con bromas hirientes, chantajes, mentiras, engaños, ignorar o hacer la ley del hielo.

Nivel 1. NEUROSIS MACHISTA LEVE. Es intrasubjetiva, no afecta demasiado a su círculo primario podemos hablar de micromachismo o machismo sutil como comentarios o bromas moderadas con ideas que se tienen sobre el rol del hombre y la mujer en la cultura patriarcal.

Ecuanimidad

Nivel 1. Buena relación esencial con familiares y amistades de confianza, avanzando en aspiraciones y proyectos personales creando una conciencia de género y equidad, realizando una modificación adecuada en la manera de ejercer la masculinidad.

Nivel 2. Iniciativa para proponer y participar en proyectos que beneficien al grupo laboral, escolar o vecinal, con actividades básicamente satisfactorias con conciencia de género,equidad, participar en la difusión de lo que es el machismo, como afecta a las personas y cómo empezar a visibilizarlo para iniciar una modificación de la cultura machista hacia la virilidad principalmente sin violencia.

Nivel 3. Iniciativa para proponer y participar en proyectos que benefician a la comunidad directa y actual, gremio o sector, con perspectiva de género, equidad y masculinidad adecuada, sin violencia.

Nivel 4. Iniciativa para proponer y participar en proyectos que benefician a una nación de manera transgeneracional, con actividades que sean satisfactorias, con perspectiva de género, equidad, masculinidad adecuada y sin violencia.

Nivel 5. Iniciativa para proponer y participar en proyectos que benefician a la humanidad, a la naturaleza y a la vida, con actividades que sean satisfactorias con perspectiva de género, equidad, masculinidad adecuada sin violencia.

CASO

Este caso fue tomado del libro de Marina Castañeda El machismo invisible regresa, es un correo electrónico que un hombre le envió después de leer su libro, mostrando como también afecta a los hombres:

“Soy un hombre soltero de 22 años, vivo con mi padre divorciado y mi hermana, y la experiencia que he vivido a partir del divorcio de mis papás me ha servido como referencia para sustentar la idea de que el machismo no depende del sexo ni de la genética. Al principio, cuando mi madre se fue de casa, yo adopté inconscientemente el rol que ejercía ella antes de irse y salvarse, es decir, el papel de mujer que se ejerce en una familia con estructuras machistas. He vivido, como en tu libro lo explicas, el machismo en todas las áreas: en la comunicación, en las emociones, en el hogar, etc. Me he dado cuenta de que viví, en dos años, el mismo proceso que mi madre vivió en 28 años de casada. Mi madre, al irse, rompió con la estructura familiar, y por la falta de alternativas y modelos que pudiéramos haber usado para replantear los esquemas familiares y ayudarnos a corregir los errores, caímos todos nuevamente en el esquema machista. Por ejemplo, mi padre, el proveedor, no modificó su rol, es decir, no se vio en la necesidad de cambiarlo. Pero en mi caso no sucedió así, ya que el papel que adopté fue el que mi madre dejó. Yo cubrí todo lo referente al ámbito doméstico y de esta forma volvió a darse el círculo en el que nos encontrábamos todos desde el principio, desde años atrás. Mi experiencia fue la misma que la de muchas mujeres descritas en tu libro, incluyendo a mi madre y a mi hermana, llevándome a un desgaste emocional y físico, tratando de entender porque, a pesar de todo mi esfuerzo para que todo estuviera bien en el hogar, no era suficiente, nunca esta cien por ciento bien a ojo de mi padre. Siempre había un error y nunca una satisfacción completa. Las mismas manifestaciones de poder y de control comenzaron a aparecer; el desgaste fue creciendo hasta llevarme a pensar que yo era un inútil, que no podía hacer nunca las cosas bien. Toda propuesta que yo tenía para que las cosas fueran sencillas y más eficientes nunca era escuchada, llevándome a una frustración cada vez mayor, exactamente igual que como sucedió con mi madre. Se establecieron, pues los roles del hombre y la mujer en el hogar, sólo que esta vez yo fui la mujer.”

Ante este caso podemos ver como el hijo asume el rol de “ama de casa” y cómo se siente frustrado, agobiado y cansado física y emocionalmente por el machismo de su padre que al no padecer la ausencia de los servicios y atenciones domésticas que antes disfrutaba, no realizó una reflexión sobre su responsabilidad en esa parte del divorcio, de manera que ahora trataba a su hijo como trataba a su exesposa,si bien él no es mujer, es su hijo, por lo tanto está subordinado a él, en este sentido hay una relación de jerarquía tradicional masculina que le permite al padre someter a su hijo y al hijo obedecerlo.

Esta experiencia le permitió a este hombre, sentir las emociones de frustración y tristeza, afectó su autoestima, pero también; le produjo empatía con su madre, su hermana y otras mujeres sobre el machismo generador de hiriente violencia.

Recomendaría iniciar atención terapéutica para elaborar las emociones generadas por esta experiencia, taller sobre el machismo con conciencia de género, trabajar con aumento de autoestima y asertividad, tratamiento para la patología de sobre responsabilidad, fortalecimiento del círculo primario y manejo adecuado de violencia.

EJEMPLO

DATOS ESTADÍSTICOS

De acuerdo con una muestra tomada del año 2007 al año 2012, el «Programa de prevención y atención de la violencia de género» (SEPAVIGES) de la Secretaria de Salud del Distrito Federal, México registró 6174 casos de violencia familiar (debes incluir asesinatos, peleas callejeras, etc.). De los casos reportados, el 69 % de las víctimas de violencia fueron mujeres y el 31 % hombres. De los casos reportados en mujeres, el 54 % se encontraban entre los 16 y 28 años, 15 % fueron niñas menores de 5 años, un 8 % tuvo de 6 a 9 años y un 22 % reportaron tener entre 10 a 15 años. En el caso de los hombres esta relación fue inversa. La mayor proporción de casos atendidos correspondió a menores de 5 años, representando el 37 %, seguidos por quienes tuvieron entre 10 y 15 años, 28 %; de 6 a 9 años, 19 %; y de 16 a 28 años, 17 %. El sitio donde ocurrió el evento de violencia con mayor frecuencia fue la vivienda tanto para mujeres como hombres, 87 % y 89 % respectivamente. Las áreas anatómicas lesionadas con mayor frecuencia para todos los grupos de edad y ambos sexos fueron: extremidades inferiores, 18 % mujeres y 18 % hombres; las extremidades superiores, 16 % en mujeres y 17 % en hombres; y la cara, 15 % mujeres y 14 % en hombres.

LEGISLACION

No obstante, la legislación dedicada a las cuestiones de género en materia de violencia contra la mujer no permite el enjuiciamiento de la violencia contra hombres y niños y en algunos países puede impugnarse por considerarse inconstitucional. Varios países han adoptado legislación neutral con respecto a las cuestiones de género, que es aplicable tanto a mujeres como a hombres. Sin embargo, esa legislación puede ser objeto de manipulación por parte de quienes perpetran delitos de violencia. Por ejemplo, en algunos países se ha enjuiciado a las propias mujeres supervivientes de violencia por su incapacidad para proteger a sus hijos de la violencia. Asimismo, la legislación neutral con respecto a las cuestiones de género ha tendido a dar prioridad a la estabilidad de la familia por encima de los derechos de las personas demandantes/supervivientes (predominantemente mujeres) porque no refleja ni aborda específicamente la experiencia que las mujeres tienen de la violencia cometida contra ellas.

TRATAMIENTO

  • Manejo de emociones adecuado con conciencia de género y equidad.
  • Implementación de talleres para sensibilización del machismo, educar sobre la conciencia de género y la equidad mostrando películas sobre el machismo(Te doy mis ojos con Laia Marull y Luis Tosar, Nunca más con Jennifer López y Billy Campbel); los derechos de las mujeres (Las sufragistas con Carey Mulligan, Meryl Streep, Helena Bonham Carter,); niños (Billy Elliot con Jamie Bell y Trevor Fox); adultos mayores (Por si no te vuelvo a ver con Jorge Galván e Ignacio Retes); violencia de género (Durmiendo con el enemigo con Julia Roberts y Patrick Bergin); feminicidio (Besos que matan con Morgan Freeman y Ashley Judd) entre otras.
  • Manejo adecuado de emociones, sensibilización del machismo, educar sobre la conciencia de género y la equidad en escuela para padres, comunidades, etc.
  • Trabajo conjunto con asociaciones de hombres que trabajan la violencia con una orientación de psicología de la praxis, para llegar a una masculinidad adecuada.

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

enfermedades-psicologicas/machismo.txt · Última modificación: 2020/02/22 17:28 por admin