Herramientas de usuario

Herramientas del sitio


enfermedades-psicologicas:negativismo

¿Eres psicólogo y quieres complementar la información de esta página? Sigue estas instrucciones.

Trastorno de negatividad desafiante

Elaboró: Psic. Lucrecia Lazo de Nova
Foto: FotoChesKa

Definición

Se define por un patrón persistente de conducta negativista, hostil y desafiante a las autoridades, excesivo para el contexto sociocultural y el nivel de desarrollo del de la persona que lo padece y que le causa un deterioro significativo en su funcionamiento social. El DSM-IV sitúa al Trastorno de Negativismo Desafiante dentro de los Trastornos de Comportamiento Perturbador y Déficit de Atención.

Se trata de una pauta de comportamiento recurrente y persistente en la que se desafían las órdenes de las figuras de autoridad, comprobando una y otra vez los límites establecidos, ignorando órdenes, discutiendo, mostrando hostilidad hacia otras personas y molestándolos deliberadamente o agrediéndoles verbalmente. Se manifiesta de forma invariable en el contexto familiar, pudiendo manifestarse o no, en otros contextos como la escuela o el trabajo.

Distinguir de: TDAH (Trastorno de atención e Hiperactividad) y Trastornos del Humor y del Estado de Animo.

Características

Frecuente pérdida de los nervios, discusiones repetidas, continuas y deliberadas molestias a otras personas, censuras a otros por sus errores, mentir a otros para evadir sus obligaciones evadiendo así a sus autoridades, se molestan fácilmente con otros, suelen enfadarse y estar resentidos y suelen mostrarse con frecuencia rencorosos y vengativos.

En función de la naturaleza de la población y de los métodos de recogida de datos, la prevalencia de los trastornos de comportamiento perturbador se sitúa entre un 2% y un 16%. Es más frecuente entre el sexo masculino hasta la pubertad, momento en el cual parece igualarse la proporción en ambos sexos.

El trastorno en general hace referencia a la manifestación de conductas excesivamente groseras, de rebeldía ante la autoridad y provocativas. Son más frecuentes con niños/as y adultos que el sujeto conoce bien, por lo que la aparición de éstas es más frecuente en el hogar y pueden no darse en el ámbito escolar.

Esta posible variedad Inter situacional de la conducta puede dificultar el diagnóstico, y hay que tener prudencia porque aún dentro de la normalidad, las conductas insolentes y desafiantes son frecuentes en niños/as y adolescentes. El trastorno es más habitual en niños/as que han mostrado en la edad preescolar problemas de temperamento y alta actividad motora. También suele aparecer asociado al Déficit de Atención con Hiperactividad y a los Trastornos del lenguaje y de la comunicación. Al mismo tiempo, los niños/as con este trastorno suelen presentar a lo largo de los años escolares baja autoestima, humor variable, baja tolerancia a la frustración.

En lo que respecta al curso del trastorno, éste suele aparecer, de forma gradual, antes de los 8 ó 9 años y preferentemente en el ámbito familiar para luego extenderse a otros. Un inicio temprano suele ser indicio de futuros trastornos de conducta. La presencia del trastorno es más común en familias en las que existe un problema en la relación de pareja, o en las que alguno de los progenitores posee una historia de Trastorno de Conducta, Trastornos del Humor, de la Hiperactividad o de la Personalidad Antisocial.

Clasificación

El DSM-IV sitúa al Trastorno de Negativismo Desafiante dentro de los Trastornos de Comportamiento Perturbador y Déficit de Atención.

Etiología, inicio y evolución

La prevalencia de los Trastornos de conducta parece estar incrementándose en el curso de los últimos años. El DSM-IV lo sitúa entre un 6% en niños, y entre el 2% y 9% para las niñas. Por otro lado parecen encontrarse más casos en el ámbito urbano que en el rural. Aunque la mayoría de las investigaciones nos ofrecen escasa información sobre las claves causales de los Trastornos de Conducta, al menos nos permiten suponer que en la etiología del trastorno juegan un papel fundamental los factores genéticos y ambientales.

  • Factores Genéticos. Hoy en día parece demostrar que en los niños/as con estos trastornos existen factores herederos de tipo neurofisiológicos, psicofisiológicos y bioquímico, que predispondrían al sujeto a manifestar conductas infantiles aversivas y dificultades en el aprendizaje.
  • Factores Ambientales. Juegan también un papel determinante en la génesis y desarrollo de los Trastornos de Conducta.

Responsable de que el individuo desarrolle adecuados intercambios con el ambiente, va a ser en gran parte la familia, que se constituye no sólo como el entorno en el que más frecuentemente está el individuo sino también como lugar en el que acontecen los principales aprendizajes del sujeto.

Los frecuentes conflictos matrimoniales pueden generar en el niño conductas agresivas incluso ya desde muy temprano. Y las pautas educativas e interacciones familiares parecen jugar también un importante papel. Elementos como el rechazo paterno, la permisividad frente a la agresión, una agresiva tendencia a castigar, una deficiente comunicación padres e hijos y las relaciones agresivas con los hermanos, contribuyen a la aparición del Trastorno de Conducta tanto de forma indirecta como directa.

En los años escolares puede haber baja autoestima, labilidad emocional, poca tolerancia a la frustración, uso de palabrotas, uso temprano de alcohol, tabaco y substancias ilegales. Son frecuentes los conflictos con padres, profesores y compañeros. Es común el Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad. También pueden aparecer trastornos del aprendizaje y trastornos de la comunicación.

Es más frecuente en familias donde al menos 1 de los padres ha padecido: trastornos del estado de ánimo, Trastorno Negativista Desafiante, Trastorno Disocial, Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad, Trastorno Antisocial de la Personalidad o Trastorno por Consumo de Substancias. También en familias en las que existen problemas conyugales graves.

Posibles complicaciones

En muchos casos, los pacientes con el trastorno de negatividad desafiante crecen hasta tener un trastorno de conducta como adolescentes o adultos. En algunos casos, los niños pueden crecer hasta tener un trastorno de personalidad antisocial.

Signos y síntomas

El Trastorno Negativista Desafiante (TND) es un tipo de trastorno del comportamiento que se caracteriza, según uno de los manuales diagnósticos más utilizados (el DSM-IV-TR) por los siguientes criterios:

Criterio A

Con frecuencia:

  • se encoleriza o incurre en pataletas.
  • discute.
  • desafía activamente o se niega a cumplir las reglas o instrucciones
  • molesta deliberadamente a otras personas.
  • culpa a los demás de sus errores.
  • es susceptible o fácilmente molestado por otros.
  • está enfadado o resentido.
  • es rencoroso o vengativo.

Criterio B

Los comportamientos no ocurren exclusivamente durante el curso de un trastorno psicótico o depresivo.

Criterio C

No se cumplen los criterios de trastorno disocial, y, si el sujeto tiene 18 años o más, tampoco los de trastorno antisocial de la personalidad.

Tratamiento

El tratamiento es multidisciplinario. No existe ninguna solución “fácil y rápida”. Debe ser individualizado para cada paciente y cada familia según sus puntos fuertes y sus necesidades. Es indispensable establecer una relación de confianza en la que tanto el paciente con su familia, como el profesional, se sientan suficientemente seguros para abordar la situación de frustración que viven que, habitualmente, se sienten cansados, desesperados y, muchas veces, impotentes y culpables. Cuanto antes se inicie el tratamiento mejor será el pronóstico y más fácil será controlar la aparición de otros trastornos asociados.

Los medicamentos también pueden servir, especialmente si los comportamientos se presentan como parte de otra afección, como depresión, psicosis o trastorno de hiperactividad con déficit de atención (THDA).

Niveles de severidad

Neurosis

  1. Solo desarrolla pensamientos negativos sin exteriorizarlos y con poca frecuencia
  2. Inicia teniendo reacciones agresivas ante la presencia de pensamientos negativos generalmente con el grupo primario o personas más cercanas
  3. Los episodios de agresión, cólera y molestia van incrementando de manera que son más frecuentes y comienza a tener problemas con el grupo secundario
  4. Los pensamientos y las acciones negativas ocurren de manera continua y con mayor frecuenta lo cual interfiere en sus relaciones con el grupo terciario además de ya haber roto relaciones con sus grupos primarios y secundario
  5. En este nivel ya la persona es incapaz de relacionarse sin juzgar o culpar a otras personas por sus errores o molestarse por cualquier situación lo cual lo incapacita para cumplir con sus obligaciones.

Psicosis

  1. Comienza a tener delirios de que las personas a su alrededor la están afectando lo cual ocasiona reacciones agresivas con ellas
  2. Los delirios son más frecuentes incluso abren paso a alucinaciones lo cual puede llevar a exponerse al peligro o a tener reacciones vengativas ante las mismas
  3. Las alucinaciones con mayor frecuencia e intensidad, ocasionando mayor ira y agresividad.
  4. Las Alucinaciones son de presencia constante y regular causando aislamiento.
  5. La persona se considera incapacitada para desarrollar cualquier relación.

Ecuanimidad

  1. La persona se relaciona de manera amigable conoce límites y evalúa cada situación de manera objetiva, sigue las reglas y respeta los símbolos de autoridad, mantiene una buena relación con su grupo primario.
  2. La persona se relaciona de manera amigable conoce límites y evalúa cada situación de manera objetiva, sigue las reglas y respeta los símbolos de autoridad, mantiene una buena relación con su grupo primario y secundario.
  3. La persona se relaciona de manera amigable conoce límites y evalúa cada situación de manera objetiva, sigue las reglas y respeta los símbolos de autoridad, mantiene una buena relación con su grupo primario, secundario y terciario.
  4. La persona busca ayudar a grupos primario, secundario, terciario y cuaternario.
  5. La persona se interesa por lo que sucede en el mundo y es posible que realice determinadas acciones filantrópicas para ayudar a la sociedad.

Estudio de caso

Identificación del Paciente

Adolescente de 12 años
Pertenece a una familia desestructurada
Cursa 1ro de Secundaria (repitiendo)
Nivel socioeconómico cultural bajo
Criada por su abuela materna
Vive con su madre
Padre en situación penitenciaria

Motivo de Consulta

A raíz de un programa de prevención de violencia realizado con escolares en varios institutos durante 4 meses, de los 16 adolescentes con los que es intervino, se continuo con algunos casos haciendo una intervención más personalizada e individual como es el caso de Roció, contando con el beneplácito de su familia y la dirección del centro puesto que su actitud empeoraba y con ella su rendimiento académico.

Antecedentes

  • Roció siempre a tenido mal carácter y complicaciones desde que nació.
  • Nunca tuvo un hogar estable.
  • Con su madre siempre tiene una relación enfrentada
  • Sus padres se divorciaron hace 6 años
  • No sabe relacionarse

Evaluación del Caso

  • Se llevo a cabo una evaluación bajo la estrategia multifuente y multimétodo.
  • Se realizo a la niña una entrevista semi-estructurada.
  • Se entrevisto a la madre, con la que se utilizaron las pautas de entrevista para padres de niños con comportamiento perturbador.
  • Se entrevisto al tutor de la niña, utilizando la escala de evaluación de la conducta perturbadora, formulario para el informe de los maestros.
  • Se pidió a su tutor académico un informe
  • En la segunda fase de evaluación hubo otra entrevista con la niña para profundizar en el problema, mediante el cuestionario de capacidades y dificultades.

Resumen de Resultados de la Evaluación

Los resultados obtenidos en los distintos instrumentos de evaluación indican que Rocío sufre un Trastorno Negativista Desafiante:

  • Presenta hostilidad hacia los adultos
  • Se muestra fácilmente irritable y desafiante; violenta, física y verbalmente
  • El trastorno se manifiesta tanto en el ambiente familiar como en el académico
  • Para contabilizar y medir las conductas problema, se analizaron los registros de observación complementados por la madre y los profesores

Desarrollo de Plan de Contingencia

Se midió la frecuencia semanal de aparición de conductas disruptivas pre- tratamiento, el resultado fue que:

  • Presenta excesiva violencia verbal, insultos, humillaciones y gritos ante iguales y adultos
  • En clase molesta, interrumpe y grita, falta el respeto a los profesores y compañeros con una frecuencia diaria 4 a 5 veces al día.
  • Las discusiones con los profesores se presentan con una frecuencia de 3-4 veces por semana.

Aplicación de Tratamiento

Se utilizo una intervención cognitivo-conductual, combinando la terapia con el niño y el entrenamiento a padres y profesores.

Al inicio del tratamiento la madre y los profesores reciben una sesión de psicoeducación por separado con el objetivo de informarlos sobre el trastorno, las pautas a seguir y el tratamiento que se llevara a cabo.

El tratamiento se aplicó en 4 sesiones de 1 hora con la adolescente en el propio centro de estudios en horario extra escolar con una frecuencia semanal de dos sesiones; 4 con la madre de la misma duración, que tuvieron lugar en las 4 primeras semanas de tratamiento con la niña, y 1 con profesores y el tutor, realizándose la primera semana de tratamiento con la adolescente.

El tratamiento tuvo una duración de dos meses, debido a complicaciones en el calendario y disponibilidad, tanto de la madre como de la adolescente

A continuación, es describen los objetivos establecidos en las sesiones de tratamiento organizadas por sujeto de intervención:

Madre

  • Entrenamiento en habilidades básicas parentales
  • Entrenamiento en técnicas operantes y manejo de contingencias
  • Entrenamiento en comunicación y negociación
  • Dotación de herramientas de afrontamiento de la situación

Adolescente

  • Eliminar o reducir conductas disruptivas en clase
  • Mejorar rendimiento escolar con técnicas de estudio
  • Entrenamiento en habilidades sociales, enfatizando en el asertividad como respuesta alternativa a la agresividad
  • Aumentar autocontrol

Profesores

  • Entrenamiento en técnicas operantes y manejo de contingencias
  • Apoyo escolar

Para el cumplimiento de los objetivos arriba descritos se utilizó la economía de fichas.

Resultados

La eficacia de la intervención terapéutica a sido satisfactoria, teniendo en cuenta la gran influencia ambiental y el largo aprendizaje de las conductas disociales.

La conducta perturbadora de acuerdo a los formularios de madre y profesores aplicados pre-test y post-test han disminuido en un 50%.

Referencias

enfermedades-psicologicas/negativismo.txt · Última modificación: 2018/07/21 13:32 por admin